El sistema propioceptivo para la gestión del equilibrio y la estabilidad

el-sistema-propioceptivo-para-la-gestion-del-equilibrio-y-la-estabilidad

Detrás de escena, durante la preparación de un evento, siempre hay quienes trabajan incansablemente para asegurarse de que todo suceda de la manera correcta y en el momento adecuado.

Del mismo modo, detrás de cada momento de nuestras experiencias motrices, una red con numerosos "informantes especializados" trabaja sin interrupción para informarnos, sin darnos cuenta, sobre el estado de nuestra estabilidad y nuestro equilibrio, fundamentales e imprescindibles para la mayoría de los movimientos que llevamos a cabo durante nuestra actividad diaria. Pero, ¿dónde están, qué hacen?

Estos receptores son células que reciben información y se encuentran en músculos, ligamentos, cápsulas articulares, tendones, fascias y se denominan propioceptores porque "leen" en las estructuras anatómicas donde se encuentran, tensión, presión, estiramiento, torsión, produciendo estímulos que se integran tanto con las proporcionadas por el vestíbulo, órgano situado en el interior de nuestro oído, como con las generadas por el compromiso visual de la vista: el vestíbulo, en efecto, nos informa de las aceleraciones a las que estamos sometidos (incluidas las variaciones debidas a la aceleración de la gravedad) mientras que el apego visual nos proporciona puntos de referencia sobre el entorno que nos rodea.

65ecaf_bf80e0640a214de1abd456ae10e8aff0mv2-7323065

Al igual que el sonido que producen los distintos instrumentos de una orquesta, la integración de la información es fundamental para una óptima respuesta de la musculatura que nos sostiene posturalmente y “lucha” diariamente contra la gravedad. Nuestra especie bípeda, para moverse a menudo se ve obligada a utilizar el apoyo de un solo pie en el suelo y por lo tanto tiene que lidiar con un compromiso entre movilidad y estabilidad.

Podemos pues definir las diferencias que existen entre la estabilidad local, por ejemplo la de una articulación como el tobillo, y la estabilidad comarcal, por ejemplo del miembro inferior o hablaremos de la estabilidad global, que define nuestra relación con la gravedad, vinculando la postura y el equilibrio de manera indisoluble. En cualquier escala que analicemos nuestras funciones motoras , es importante que haya integración, armonía y sincronismo.

Es seguro decir que el modelo de cadena cinética representa efectivamente nuestro cuerpo en movimiento: la estabilidad o movilidad de un eslabón en esta cadena afecta a toda la estructura, tanto hacia arriba como hacia abajo, lineal o diagonalmente.

¿Y por qué es tan importante el sistema propioceptivo?

La vista, precisa y rápida, se ve influida por factores externos como la luz y sus variaciones, con el paso de los años su eficacia disminuye y en el caso de la actividad física o deportiva suele estar "ocupada" siendo delegada a la finalización de acciones complejas. , acciones sobre acciones, movimientos sobre movimientos.

El vestíbulo provoca respuestas extremadamente toscas e imprecisas, lentas y efectivas solo para situaciones de emergencia como el riesgo de caída. Pero no proporciona una salida óptima para movimientos económicos, precisos y suaves. Pensar en gestionar los movimientos en situaciones normales con una estrategia que utiliza el vestíbulo como actor principal es como intentar derribar un mosquito con una bazuca. El sistema propioceptivo, por otro lado, es muy rápido, preciso, discrimina las intervenciones neuromusculares de manera extremadamente efectiva y es la base de movimientos eficientes. Como hemos visto, se basa en la información de los propioceptores, "receptores desde dentro". Utilizándolo al máximo, le permite optimizar el movimiento, mejorar el rendimiento motor, reducir las lesiones y estar más preparado en caso de eventos adversos como obstáculos, oponentes,

Por tanto, podemos resumir las principales características de los sistemas que gestionan el equilibrio en esta breve lista.

Vista

Rápido, preciso, decae con la edad, depende de la calidad de la luz, se ocupa de otras acciones durante el desarrollo de los movimientos.

Vestíbulo

Lento, impreciso, provoca reacciones en caso de emergencia, por lo tanto muy importante, pero inadecuado para gestionar las tareas diarias en situaciones normales o para expresar desempeños motores de calidad.

65ecaf_a1e2f33e201c4e078f5a97ea79f276aemv2-7428464

propioceptores

Rápidos, precisos, permiten la gestión de las tareas diarias con eficacia y seguridad, permiten expresar actuaciones motoras cualitativas y económicas con una fluidez de movimiento en la base.

Te INTERESA...  Acupuntura - Productos y accesorios para profesionales y particulares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Leer más...

error: Content is protected !!