¿Es posible hacer un diagnóstico fisioterapéutico de la carrera?

es-posible-hacer-un-diagnostico-fisioterapeutico-de-la-carrera-1

 

En los últimos años, correr ha experimentado un rápido aumento de popularidad como actividad física genérica, pero también a nivel competitivo, con un aumento continuo de participantes en diversos tipos de competiciones, especialmente en largas distancias. Aunque parezca una actividad absolutamente natural, correr requiere adaptaciones específicas de nuestro sistema de movimiento y está condicionado por las cualidades físicas, proporciones corporales y patrones de movimiento propios de cada sujeto individual. Por lo tanto, no se da por sentado que cada uno de nosotros, corriendo espontáneamente, corre eficientemente. Así lo demuestran los porcentajes de lesiones que sufren quienes practican habitualmente la carrera a pie y también el estancamiento del rendimiento que se produce en algunos deportistas, incluso de élite, a pesar de una correcta gestión de los programas de entrenamiento.

En realidad, toda persona que corre lo hace con un patrón de movimiento que percibe como espontáneo, pero esto no quiere decir que su gesto sea óptimo y correcto . A menudo se subestiman algunos déficits de fuerza o elasticidad de algunos grupos musculares, así como algunas variaciones estructurales; a medida que aumenta el volumen de entrenamiento, el patrón de movimiento que utiliza un determinado sujeto para correr se fortalece constantemente y, si este es incorrecto, se consolida un factor de riesgo que con el tiempo puede conducir a microtraumas que luego degeneran en macrotraumas y problemas de sobrecarga.

Aunque actualmente no existe evidencia fuerte en la literatura de que la causa de las lesiones radica únicamente en una mecánica de movimiento incorrecta, sino muy probablemente también en variables estrictamente relacionadas con los volúmenes e intensidades de entrenamiento, existen estudios que han relacionado variables del patrón de movimiento de la carrera con una lesión tisular específica : entre estas, en un trabajo bastante reciente se pudo verificar la presencia de una correlación entre el aumento de la rotación interna y la aducción de la cadera con la manifestación de síntomas del síndrome de la banda iliotibial en un grupo de mujeres corredoras. En otros estudios, sin embargo, se encontró una diferencia en la carga funcional de la rodilla y el tobillo en sujetos con diferentes “estilos” de carrera y apoyo.

65ecaf_a19ad3a12afd40b286f94bfe4bc6eb0amv2_d_6000_4000_s_4_2-5668244

Ante una lesión o síndromes de sobrecarga, todas las terapias, ya sean físicas o manuales, pueden ayudar a reiniciar el proceso y corregir algunas alteraciones tisulares, pero para evitar recaídas es fundamental identificar cuál fue la causa del problema.

Los fisioterapeutas deberían poder evaluar los cambios en los patrones de movimiento de sus pacientes lesionados para incorporar intervenciones específicas y modificaciones en el patrón de marcha en sus planes de tratamiento que puedan ayudar a optimizar el grado de tensión en un tejido. Según la literatura, establecer un programa específico de reentrenamiento muscular en función de la disfunción encontrada parecería efectivo para modificar automáticamente algunas variables cinemáticas de la carrera.

A pesar de algunas evidencias con importantes consecuencias clínicas para el fisioterapeuta, hasta la fecha, los métodos efectivos y prácticos de evaluación funcional de la carrera para ser utilizados en un contexto clínico son aún poco conocidos y utilizados : el principal problema que se encuentra en la evaluación del gesto de carrera. viene dado por el hecho de que los parámetros mecánicos son difíciles de identificar en un contexto clínico, ya que correr es un gesto complejo que ocurre muy rápidamente. Muchos de los estudios sobre la biomecánica de la carrera en la literatura se centran principalmente en parámetros como la amplitud del paso, los ángulos articulares, la actividad electromiográfica de los músculos y los tiempos de contacto con el suelo en relación con diferentes patrones de apoyo.

Sin embargo, desde el punto de vista de la rehabilitación, sería importante poder construir un examen sistemático para verificar la corrección de algunas variables del patrón de carrera para comprender qué patrones motores utiliza un sujeto en particular para crear y administrar:

1. Los mecanismos de avance

2. La amortiguación de impactos.

A partir de esta evaluación, que debe tener en cuenta numerosos factores a evaluar en dinámica y no en estática, es posible formular un diagnóstico funcional de la carrera y prescribir un programa de entrenamiento y corrección del gesto.

Por ejemplo, el hecho de que la tibia esté erguida en el espacio en el momento del contacto con el suelo es un requisito para optimizar las estrategias de amortiguación y avance en esa etapa del ciclo de carrera. Asimismo, una excesiva rigidez de los flexores de la cadera puede limitar la extensión necesaria para completar la fase de avance del centro de gravedad sobre la base de apoyo al final del apoyo. Estos dos déficits corresponden a diagnósticos funcionales muy diferentes y requieren estrategias correctoras diferentes.

65ecaf_262f36ec84d9455f83b83689ad7a6598mv2-8254448

Por otro lado, con demasiada frecuencia en la evaluación de la carrera, desafortunadamente es un hábito muy extendido centrarse solo en el análisis de los movimientos del pie y en la influencia del calzado en la modificación de los patrones motores y la actividad muscular. Por otro lado, no debemos olvidar que es necesario evaluar el equilibrio funcional de todo el cuerpo que corre: por ejemplo, hay que considerar que la fuerza de avance en carrera proviene principalmente de la cadera y que la estabilidad de la pelvis es un tema muy importante porque una deficiencia en el control dinámico del tren superior puede inducir cargas anormales y torsionales en la cadena cinética del miembro inferior a distancia, constituyendo un factor de riesgo para el desarrollo, por ejemplo, de tendinopatías.

Al respecto, Roger A. Mann et al. descubrió que los abdominales juegan un papel clave en los cambios de velocidad: en los velocistas están activos durante más del 60% del ciclo de carrera. Por lo tanto, los músculos abdominales y de la columna de un corredor deben entrenarse no solo para la fuerza o la resistencia, sino sobre todo para controlar las rotaciones de la pelvis inducidas por el movimiento de las extremidades inferiores, a medida que aumenta la velocidad.

Te INTERESA...  Espolón calcáneo ¿Qué es? ¿Cuáles son los tratamientos adecuados?

Evidentemente, la eficiencia del ciclo de carrera es fundamental no solo para la prevención/solución de lesiones, sino también para el rendimiento. Todo este bagaje de información debe estructurarse dentro del razonamiento clínico de los profesionales de la rehabilitación pero también en los programas de entrenamiento de quienes persiguen un resultado de desempeño a cualquier nivel porque sólo a través del reconocimiento de déficits específicos es posible sugerir estrategias de mejora o ejercicios específicos para la solución de un problema concreto, sin incurrir en desajustes o compensaciones en otros distritos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!