El sistema de Estadificación; para ver la etapa de la lesión

el-sistema-de-estadificacion-para-ver-la-etapa-de-la-lesion

Los movimientos repetidos y las posturas mantenidas se reconocen como las principales causas del dolor musculoesquelético, sin embargo, el fisioterapeuta en algunos casos necesita conocer el tejido que realmente está dañado o dolorido y, por lo tanto, además de identificar la causa, debe identificar el origen de los síntomas.

El “Sistema de Estadificación” para Rehabilitación fue desarrollado para describir la participación de tejidos biológicos.

Esta herramienta ayuda a los fisioterapeutas a aclarar el nivel de lesión o la fase de curación de cada tejido involucrado y esta clasificación se puede combinar tanto con Disfunciones del sistema de movimiento como con diagnósticos anatomopatológicos de competencia médica .

Es precisamente el médico especialista quien realiza el diagnóstico de lesión de las diversas estructuras anatómicas; La colaboración con otros profesionales sanitarios es fundamental para que el fisioterapeuta entienda cómo y cuándo intervenir, con qué precauciones y de la forma más adecuada.

Para entender la estadificación de un tejido primero debemos especificar los mecanismos de daño de un tejido biológico que dependen de:

1) la intensidad del estrés físico aplicado,

2) la duración de la aplicación de la tensión,

3) las características específicas del tejido.

Por ejemplo, si se aplica una tensión de alta intensidad sobre un tejido durante un tiempo breve, como puede ocurrir en las caídas, hablamos de traumatismo agudo, en el que el daño es inmediatamente visible y requiere una protección adecuada para su cicatrización y recuperación. .

Si por el contrario se aplica un estrés tisular bajo durante largos periodos, las alteraciones se producirán con tiempos más prolongados; si las capacidades de regeneración de los tejidos son mayores que el tiempo que transcurre entre los esfuerzos posteriores, los microtraumatismos no dan lugar a un macrotraumatismo, mientras que si la carga se aplica con demasiada frecuencia se producen lesiones, muchas veces definidas por sobreuso.

Teniendo en cuenta la mecánica dañina y las características de los tejidos, el terapeuta debe identificar la puesta en escena para realizar una rehabilitación no sólo dirigida, sino sobre todo administrando el grado de estrés adecuado, ya que si un tejido se estresa poco sufrirá hipotrofia o hipofuncionalidad. , si por el contrario la carga es excesiva, los tejidos volverán a estar irritados y por lo tanto dañados.

65ecaf_b8e3418dcaac40e2859fd3b854a4aef5-2569498

Fig. 1 Respuesta tisular al estrés según el modelo de Mueller y Maluf, 2002

Al entrar en los detalles de la estadificación, se han identificado tres fases que ilustran la cantidad de protección y estrés que se debe aplicar al tejido dañado.

Fase 1: indica un estado de umbral de lesión bajo, es decir, el tejido se irrita fácilmente, en esta fase si los síntomas (graves) y las precauciones a tomar impiden la posibilidad de realizar una evaluación exhaustiva y, en consecuencia, el tratamiento también es limitado. En esta primera fase suelen recaer los sujetos con resultados postquirúrgicos o los que han sufrido un traumatismo. Por tanto el nivel de estrés aplicable al tejido es muy bajo y el objetivo del tratamiento será la protección de la lesión y la disminución de la afección dolorosa.

Fase 2: describe un estado de umbral de lesión moderado, en esta etapa generalmente es posible realizar un examen completo de las disfunciones del sistema de movimiento, aunque con algunas limitaciones. Los pacientes en esta fase, a pesar de tener todavía una movilidad limitada o dolorosa, no suelen presentar indicaciones ni limitaciones de precaución salvo en casos posquirúrgicos. Es muy importante en esta etapa aplicar un estrés físico adecuado ya que un estrés inadecuado limitaría la recuperación, ya que el tejido aún no tiene las características fisiológicas de un tejido sano.

Fase 3: el tejido es poco irritable o vulnerable con un alto umbral de lesión. En general, se han eliminado todas las precauciones en esta etapa y el examen objetivo puede incluir la evaluación de actividades deportivas o laborales. El tratamiento tiene como objetivo el aumento progresivo de las tensiones para crear la adaptación e hipertrofia de los tejidos necesaria para restablecer el nivel óptimo de funcionalidad.

Para identificar con precisión la fase en la que situar a nuestro paciente podemos utilizar unas pautas que incluyen los siguientes elementos:

Precauciones y limitaciones : consultar las prescripciones médicas, en la fase 1 seleccionar cuidadosamente las pruebas que se pueden realizar, en la fase 2 las limitaciones tienden a disminuir dando más facilidad a las pruebas, en la fase 3 se eliminan por completo las precauciones.

Dolor : tras evaluar la localización y la intensidad, en la fase 1 puede ser útil evaluar la ingesta de fármacos ya que la EVA puede ser superior a 6/10; en la fase 2 mejora el cuadro doloroso con una EVA 3-6/10; en la fase 3 la EVA debe ser 0-3/10.

Aspecto y Cicatriz: evalúe, si está presente, la posición, movilidad y sensibilidad de la cicatriz ya que en la fase 1 pueden estar hipersensibles y retraídas; es fundamental valorar la presencia de edemas o hematomas que puedan limitar el movimiento; en la fase 2 las cicatrices deben estar menos irritadas y sensibles, y el edema en proceso de reabsorción; en la fase 3 las cicatrices deben ser blandas y movilizables, el edema y los hematomas pueden seguir presentes pero disminuyendo.

ROM : deben evaluarse los movimientos tanto activos como pasivos de la articulación afectada y adyacente. En la fase 1, la ROM estará severamente limitada; en la fase 2, la amplitud mejora, aunque a menudo aún no es completa, mientras que el dolor y la rigidez muscular son factores limitantes; en la fase 3 la gama debe estar completa o mejorando según las condiciones del grado de recuperación.

Fuerza y ​​rendimiento muscular : es necesario evaluar la fuerza muscular de las áreas involucradas y circundantes. En la fase 1, como ya se informó, no podemos realizar las pruebas de resistencia en todos los distritos afectados por el problema, y ​​podemos hipotetizar que tenderán a ser débiles; en la fase 2 es posible que todavía exista un déficit de fuerza y ​​que esto limite las actividades funcionales, pero se puede iniciar un programa de trabajo; en la fase 3, el reclutamiento muscular puede ser aún deficiente en actividades con un alto nivel de carga y el programa de trabajo puede tener que continuar incluso durante meses.

Propiocepción y equilibrio: en la fase 1 es necesario tener en cuenta las limitaciones y precauciones impuestas y, por lo tanto, introducir un trabajo dirigido y de baja carga; en la fase 2 y 3, las actividades que involucran la propiocepción y el equilibrio deben introducirse y modificarse gradualmente según las necesidades del paciente, en la siguiente, estos dos elementos también deben integrarse durante la reanudación de las actividades deportivas o laborales.

Trabajo/actividad de alto nivel : el objetivo en la fase 1 es evitar una reaparición del tejido dañado y, por tanto, una prolongación de la ausencia del entorno deportivo o laboral; en la fase 2, aunque todavía existen algunas limitaciones, es importante comenzar a introducir ejercicios funcionales y simulaciones de actividades específicas; en la fase 3, el paciente debe poder reincorporarse a la actividad laboral o deportiva de forma completa.

Fisioterapias: estas intervenciones son aplicables en todas las fases, pero es importante darse un propósito en la elección de la fisioterapia que queremos administrar al paciente.

Educación del paciente : con el fisioterapeuta a cargo del sistema de movimiento, la educación del paciente debe ser el aspecto esencial del programa de tratamiento independientemente de la etapa en la que se encuentre. Por ejemplo, deberá establecer las posturas para que las extremidades se mantengan inclinadas, o las precauciones a tomar en las actividades funcionales, instruir al paciente para que se ponga y se quite un posible aparato ortopédico y, sobre todo, en general, siempre debe instruirlo sobre la forma correcta de moverse para evitar que se repita o tomar medidas preventivas.

En conclusión, podemos decir que conociendo y clasificando al paciente según esta estadificación, el terapeuta puede configurar una terapia específica para el paciente creando un proceso de rehabilitación que facilite y promueva la recuperación.

Durante el período de tratamiento, por supuesto, es importante reevaluar continuamente al paciente para cambiar el diagnóstico, la estadificación o el tratamiento, cuando sea necesario.

Te INTERESA...  El sistema propioceptivo para la gestión del equilibrio y la estabilidad

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!